lunes, 15 de febrero de 2016

210. Vocabulario 19

Entre las palabras de nuestro vocabulario popular que comienzan por F- hay una que quiero destacar aquí porque, aunque antaño fue muy popular, en la actualidad está casi moribunda; me refiero a felisongo, palabra cuyo significado viene a ser el de ‘alferecía’, ‘patatús’, ‘ataque epiléptico’. Si bien puede padecer este tipo de ataques cualquier persona, en general son las mujeres quienes más lo sufren pues tiene un gran componente de histeria, estado de desequilibrio nervioso muy ligado al comportamiento femenino.
La palabra histeria proviene del griego y significa ‘matriz’, por atribuirse a este órgano femenino la causa del histerismo. El diccionario de la Real Academia define al histerismo como “enfermedad nerviosa crónica, más frecuente en la mujer, caracterizada por gran variedad de síntomas como convulsiones, parálisis o sofocación”. También, “estado pasajero de excitación nerviosa producido a consecuencia de una situación anómala”.
Cuando yo era monaguillo, acompaña al cura en los entierros; en aquellos tiempos el sacerdote acudía hasta la casa del difunto, rezaba un responso y volvía a la iglesia con el féretro acompañado sólo por hombres; las mujeres, fueran dolientas o vecinas que las acompañaban, se quedaban en casa. En el momento de la despedida, algunas veces las mujeres familiares del difunto daban gritos, se tiraban de los pelos y culminaban estas extremas manifestaciones de dolor tiradas por el suelo víctimas de un felisongo. Si no daban el espectáculo corrían el peligro de ser criticadas por no llorar lo suficiente la muerte del ser querido. Eran otros tiempos.

Prosigamos con nuestras palabras.

faena. En la expresión tener alguien faena: ser una persona trabajosa, de carácter difícil y quisquilloso. “Bregar con este niño tan mima(d)o tiene un rato faena”.
Faiciones. (Ya en desuso) Facciones, rasgos de la cara.
Falsería. Falsedad, doblez, fingimiento. “Por muy buena cara que te ponga no te fíes de ese, que gasta mucha falsería”.
faltón-na. Que falta mucho al respeto.
Fanega. (Ya poco usado). La media fanega: El cementerio.
fardo. Tela amplia que se coloca bajo el olivo para recoger las aceitunas que se varean,
farfolla. Relleno. “Parece que tiene muchas tetas pero la mitad es farfolla”.
fario. En la expresión tener mal fario: traer mala suerte, ser gafe. Tener mal sino. “Todo le ha salido mal.: parece que tiene mal fario”.
farruco-a. Valentón, presuntuoso. “Quiso ponerse farruco conmigo pero le planté cara y se amilanó”.
farsanta. Mujer falsa, que finge continuamente.
fascoso-a. Nervioso, inquieto. “El niño no se queda dormido porque esta noche esta algo fascosillo”.
faterna. En la expresión, estar siempre con la misma faterna: insistir, ser pesado pidiendo o diciendo algo. “Esta siempre con la misma faterna: que quiere un móvil más grande”.
fatiga. Vergüenza, reparo.
fatigoso-a. Vergonzoso, vergonzosa. “No quiso decírtelo delante de la gente porque es muy fatigoso”.
felisongo. Ataque epiléptico, patatús, alferecía.
feuchillo-a. Feíllo o feílla, pero no mucho. “Es feuchilla pero tiene buen tipo”.
fifa. Filfa, engaño. “Menudo fifa está hecho tu vecino….”
fifita. Pájaro, pitpit.
fifita. Mujer delgada pero muy dispuesta y pimpanera.
finca. En la expresión estar hecho una buena finca: ser alguien de conducta más que dudosa.
flamazo. Calor intenso. Calorín.
flamenco. En la expresión ponerse flamenco: envalentonarse, ponerse farruco.

flan. En la expresión ponerse o estar como un flan: avergonzarse, ponerse colorado de vergüenza. Enternecerse.

1 comentario:

  1. Paco, sin duda alguna, el trabajo de difusión de determinados términos que haces es impagable; sobre todo porque supone una contribución a que muchos de ellos no se pierdan. No obstante, a veces sería interesante contar también el porqué de algunos de tales vocablos. Me vas a permitir que ose comentar siquiera dos de los que aquí incluyes. "Farfolla" significa 'relleno' porque esa palabra es el nombre de la 'envoltura de las panochas de maíz' que, en un tiempo, la gente humilde utilizaba para rellenar colchones al no poder comprar lana. Y "farruco" posiblemente venga de un término árabe que significaba 'pollo joven' y, de ahí, lo de 'altivo', 'valentón'. Perdona si meto baza en tu vocabulario. Un abrazo.

    ResponderEliminar