jueves, 21 de agosto de 2014

126. Alcaldes

Esta Sucipedia nuestra pretende recoger los acontecimientos de interés que constituyen la historia de Villanueva del Rosario, así como los nombres de las personas que se han significado por su trabajo y dedicación. Este conjunto de datos es lo que hemos decidido llamar “Historia y Vida”. Para ello se ha de recurrir a los pocos documentos que han logrado llegar hasta nosotros y, sobre todo, a la memoria de los mayores, cuyas recuerdos y vivencias conforman la vida de nuestra localidad. Es tarea de todos y cada uno ha de aportar aquello que sabe y conoce.

La primera autoridad de un pueblo, sea elegida democráticamente sea nombrada a dedo, es el alcalde. Sería conveniente saber qué personas han sido nuestros alcaldes desde que somos pueblo. Aquí presento la lista de los que han gobernado nuestros destinos municipales desde el año 1891 aunque el pueblo tuvo alcaldes desde principios del siglo XIX. Ya en 1812, cuando se produjo la primera separación del pueblo con respecto a Archidona, el Partido del Saucedo tuvo sus propios alcaldes, que nunca fueron reconocidos por Archidona hasta que se produjo la segregación definitiva en el año 1836. Habría que hacer una labor de investigación documental para rellenar esta lista incompleta.
Sabemos que el año 1880 era alcalde de Villanueva del Rosario Juan Carneros Rico, a quien la gente conocía con el apodo de El Sabio y que murió en 1887.
Según Ricardo Conejo, investigador y autor de la Historia de Archidona, en el tomo 46 de las Acatas Capitulares de Archidona, en el Cabildo celebrado el 21 de octubre de 1823 se dice:

En este cabildo se ha visto una representación dirigida por Gerónimo Nateras, alcalde que se dice ser de la puebla del Saucedo, al Sr. Asistente de la Ciudad de Sevilla.

Mientras encontramos los datos anteriores a 1891 que faltan, publico la lista de nombres de alcaldes con el día, mes y año en que tomaron posesión del cargo y el tiempo de duración de su mandato.
Hubo un alcalde, Diego Navas Navas, cuyo mandato duró un solo día.
Antonio Moreno Luque se suicidó a los 24 días de ser elegido.
El alcalde que ejerció su cargo durante más tiempo fue Juan Molina Díaz: 10 años y 10 meses.
El último alcalde democrático de la II República fue Anastasio Párraga Patricio, a quien sucedió el 8 de febrero de 1937 el primer alcalde de la era de Franco, José Reguero Molina.
El último alcalde de la Dictadura fue Rafael Navas García, quien estuvo en el cargo has el 19 de marzo de 1979, fecha en que inició su mandato el primer alcalde elegido en democracia, el socialista Juan Vegas García.

Relación de alcaldes

Juan Fernández Carneros                 1-7-1891    (1 año-10 meses)
Juan Ortigosa Godoy                      4- 4-1893   (11 meses)
Francisco Rodríguez Navas            1-1-1894    (4 años-3 meses)
Manuel Carneros Rojas                   9-3-1898    (4 años y 8 meses)
José Carneros Molina                     7-11-1902  (4 años y 5 meses)
Francisco Navas Godoy                 1-4-1907    (2 años y 8 meses)
Juan Carneros Molina                     1-1-1910    (2 años)
Miguel Carneros Carneros              1-1-1912    (6 meses)
Sebastián Jiménez Mérida               23-6-1912  (2 meses)
José Carneros Molina                     14-8-1912  (3 años y 4 meses)
Juan Díaz Pérez                             1-1-1916    (2 años)
Sebastián Ruiz Carneros                1-1-1918    (1 año)
Miguel Serrán Molero                    1-1-1919    (1 año y 3 meses)
Fernando Ruiz Carneros                1-4-1920    (2 años)
Diego Navas Sedano                     1-4-1922    (1 año y 6 meses)
Diego Navas Navas                       3-10-1923  (1 día)
Diego A. Carneros Gutiérrez          3-10-1923  (6 años y 4 meses)
Miguel Moreno Repiso                  26-2-1930  (4 meses)
Antonio Porras Gálvez                  20-6-1930  (1 año)
Lorenzo Ramos Navas                  5-6-1931    (1 año y 1 mes)
Anastasio Párraga Patricio             6-7-1932    (3 años y 6 meses)
Juan Ruiz Botello                          8-1-1936    (1 mes)
Anastasio Párraga Patricio             20-2-1936  (1 año)
José Reguero Molina                     8-2-1937    (1 año)
José Navas Luque                         19-2-1938  (2 años y 2 meses)
José Navas Nateras                       8-4-1940    (1 año y 10 meses)
José Godoy Martínez                    20-2-1942  (10 años y 5 meses)
Juan Molina Díaz                           26-7-1952  10 años y 10 meses)
Rafael Castillo Martínez                 10-5-1963  (3 años y 1 mes)
Manuel Navas Díaz                        17-6-1966  (5 años y 8 meses)
Rafael Navas García                      17-2-1972  (7 años y 1 mes)
Juan García Vegas                         19-3-1979  (4 años y 2 meses)
Antonio Moreno Luque                  23-5-1983  (24 días)
Francisco Sánchez Mesa                17-6-1983  (4 años)
José Luis Carneros Lara                 30-6-1987  (8 años)
J. Antonio Cebrián Paneque            17-6-1995  (2 años y 4 meses)
Juan Luis Jiménez Lara                   27-10-1997 (1 año y 9 meses)
Encarnación Martínez Mérida         3-7-1999    (8 años)
Diego M. González Ruiz                16-6-2007  (4 años)
José Antonio González Vegas        11-6-2011



Para aportar algunos datos de Vida en el relato de nuestra Historia, reproduzco las dos anécdotas protagonizadas por alcaldes, que están recogidas en el tantas veces citado libro de José Nateras y Diego Navas.

¡Alto al acalde constitucional!

Refiérese que, hace muchos años, habiendo sido designado para ejercer el cargo de alcalde un vecino de esta localidad apodado ‘el tío Bicho’, el cual se encontraba al recibir la noticia arando con una yunta de asnos en la dehesa de Hondoneros, luego de recibir el recado para que se llegase al pueblo a tomar posesión del cargo, el pobre hombre dejó su faena de arada y cargó en uno de los asnos el arado, emprendiendo el camino hacia el pueblo.
Por el camino se le ocurrió hacer un ensayo para cuando hubiese necesidad de arrestar a alguna persona y, adelantándose a la yunta, escondióse tras el lindazo de una haza, esperando sorprender la llegada de dichos jumentos. Al emparejar la misma por donde él estaba, procedió a lo pretendido surgiendo de pronto y diciendo:
-¡Alto al alcalde!
El borriquillo más cercano, el que tenía cargado el arado, se asustó de la voz dada por el flamante alcalde, dio una violenta cabriola y le golpeó con el ejero del arado dejándolo conmocionado. Así fue como rodó por el suelo ‘el tío Bicho’ en el primer intento de imponer su autoridad.


Déjate de constituciones y vámonos

Cuéntase que, hace años, siendo alcalde de la villa un tal llamado Juan Mateo, hombre buena persona y exacto cumplidor de sus deberes, salió una noche a vigilar personalmente la situación de la villa acompañado de un concejal llamado Cristóbal Navas, apodado ‘Tobalico’. Al pasar por una calle, hoy conocida por calle Inés Molina, observaron cómo un individuo se ocultaba de su vista, dado lugar con su actitud a que el Sr. Alcalde pretendiese conocer la identidad del que, al parecer, huía. Lo llamó con voz autoritaria y le gritó:
-¡Alto al alcalde constitucional de esta villa!
El concejal compañero de la primera autoridad, al oír que en la oscuridad el escondido amartillaba las llaves de una pistola, con voz apenada se dirigió al alcalde diciendo:
-Mateo, Mateo, déjate de constituciones y vámonos.


El hombre de la fotografía es Tobalico, bisabuelo de la Pepa.
Fue el concejal que aconsejó al alcalde que se dejase de constituciones.

1 comentario:

  1. Hola a todos los seguidores del blog, que curioso y alavés interesante la relación de alcaldes que ha tenido nuestro pueblo,yo me acuerdo de muchos, de los cuales han hecho mucho por el pueblo,siempre queda buen recuerdo de las buenas personas .Quiero aprovechar la ocasión para enviarle un saludo a Josè Luis Carneros Lara es de mi edad y somos buenos amigos un abrazo muy fuerte.Hasta otro día.

    ResponderEliminar