martes, 5 de mayo de 2015

171. Saucipedia. Villanueva del Rosario en 1850

Entre los años 1845 y 1850 se publicó en Madrid el Diccionario Geográfico‑Estadístico‑Histórico de España y sus posesiones de Ultramar, del que fue autor Pascual Madoz y en el que se reúnen muchos datos sobre los pueblos y ciudades de España y de sus posesiones de Cuba y Filipinas.
Para la historia de Villanueva del Rosario es interesante este diccionario porque es muy escasa la información que hemos podido manejar sobre el pasado de nuestro pueblo. Transcribo en su totalidad el artículo en el que se habla de Villanueva del Rosario.

VILLANUEVA DEL ROSARIO (antes SAUCEDO): villa con ayuntamiento en la provincia de Málaga de la que dista 6 leguas, partido judicial de Archidona (2 leguas), audiencia territorial y capitanía general de Granada (12 leguas). Situada en terreno desigual, a orillas del arroyo de la Canaleja; reinan los vientos del SE (solano) tan fuertes, que algunos años se llevan mucha parte de la cosecha; el clima es bastante sano y sujeto a las estacionales. Tiene unas 400 casas de mediana construcción; una de ayuntamiento con pósito y la cárcel, cuyo edificio fue costeado por los propios de la villa; escuela de primeras letras dotada de 1.000 reales anuales; iglesia parroquial (Nuestra Señora del Rosario) servida por un cura párroco y un teniente de cura; cementerio en parage ventilado, y una fuente con su caño y pila, situada al Sur de la población, de cuyas buenas aguas se surte el vecindario.
Al Oeste de la venta de Escobar se encuentra un nacimiento muy útil para las enfermedades cutáneas (Baños de la Tosquilla); sus aguas están recogidas en un pequeño estanque, donde se bañan los enfermos en los meses de julio y agosto, que es cuando se usan, y el dueño ha construido unas cuantas habitaciones mezquinas, en donde se albergan los concurrentes.
El término municipal confina: Norte y Este Archidona; Sur, Colmenar, y Oeste Antequera. El terreno es de mediana calidad, estando plantado la mayor parte de arbolado de encina; báñanlo el referido arroyo de la Canaleja, el del Cerezo y el río Guadalhorce, sobre el cual hay un puente de cal y ladrillo (puente del Tejar), construido el año de 1839.
CAMINOS: el que conduce de Málaga a Archidona, y otro que marcha en dirección del Trabuco y Loja.
CORREOS: se reciben de la administración de Antequera por medio de balijero.
PRODUCCIÓN: trigo, cebada, legumbres y bellotas; ganado de cerda, cabrío y lanar; caza de perdices y conejos, y pesca de peces con abundancia.
INDUSTRIA: la agrícola y tres molinos harineros.
POBLACION: 394 vecinos, 1.457 almas.
CAPITAL PRODUCIDO: 2.325.208 reales.
IMPUESTOS: 88.075. Productos que se consideran como capital imponible a la industria y comercio, 48.425 reales.
CONTRIBUCIÓN: 29.940 reales 26 maravedís.

En el artículo que el Diccionario de Madoz dedica a Archidona, también se hacen algunas referencias a parajes de nuestro pueblo.

...Sierra del Jobo, donde existen varios pozos de nieve que pertenecieron al extinguido convento de mínimos de Archidona, y hoy del Estado.

En un desfiladero de la sierra del Saucedo brota un manantial abundante que se despeña por aquellos tajos en firma de cascada, y después de pasar por Villanueva del Rosario, donde da movimiento a dos molinos harineros, se precipita en el Guadalhorce, conociéndose con el nombre del arroyo del Cerezo. A corta distancia, marchando en dirección a Málaga, se encuentra el del Parroso, que también nace en la sierra del Saucedo algo más al occidente que el anterior, el que cruzando por el camino de la expresada comarca desemboca igualmente en el Guadalhorce.

Para ilustrar esta entrada he aquí cuatro fotografías de mediados del siglo pasado y que están incluidas en el libro de Nateras y Navas. La calidad de la imagen es muy baja porque no se han tomado de un original.

Vista del cao y molino de la Venta

Puente de palos y tierra que cruza el Guadalhorce en el paraje de Las Huertas.

Camino de Las Huertas a la altura de la Cuesta del Peo.

Venta de Ecobar.

1 comentario:

  1. La cuesta el peo nunca mejor dicho ,algún que otro se escapaba cuando la subías ,cuantos recuerdos, pero bonitos de recordar ,cuando unos cuantos amigos nos juntábamos para ir a darnos un chapuzón al rió del Tejar ,con el riesgo de que los padres se enteraran ,eramos valientes también a las cuatro piedras ,que tiempos no había las piscinas de ahora ,es bonito recordarlo ,se me olvidaba también al cerezo menuda charca que había y todo a patitas .Hasta otro día.

    ResponderEliminar